11.3.06

Los internetes están adulterados

Casi nadie lo sabe pero la investigación de la Agencia de Protección Ambiental de EU que "comprobó" que era dañino ser fumador pasivo (o "de segunda mano") fue legalmente anulada por el Congreso de Estados Unidos hace varios años. Se ha comprobado que los resultados de esa investigación fueron alterados para dar a entender que estar cerca de alguien que fuma es peligroso para la salud - cuando no lo es. De hecho, en la misma investigación dice que no se hayaron pruebas de que era dañino, solo que el kit de prensa que salió junto a la investigación decía lo contrario; decía que si alguien fuma cerca de tí, ibas a morir de cáncer y de sida al mismo tiempo... Y pues eso fue lo que se le quedó a la gente.

Cagalamadre. Yo no fumo, pero antes fumaba y me molesta mucho pensar en todas veces en las que me sacaron a fumar al puto patio a 2º C por sus pendejadas jipis de Prohibido Fumar.

(Eso me lo enseñaron Penn y Teller, en su programa Bullshit! y lo he comprobado en algunos otros lugares. Recomiento mucho ese programa, es lo mejor después de Scrubs y Drawn Together, pero ya hablaré de eso después).

A lo que iba: Estaba diseñando un flyer a favor del derecho a fumar y al buscar información al respecto en la red, me topé con asquerosientasmil páginas anti tabaco y ni una sola que defienda los derechos de los fumadores. De hecho, cuando puse "derechos de los fumadores" en google, salían páginas y páginas de Derechos de los Fumadores... Pasivos, que por supuesto, eran antitabaco.

El problema con la libertad de expresión es que hay asuntos en las que hay una aplastantérrima mayoría que expresa una completa pendejada y cuando la gente prudente quiere decir algo, se ahoga en un mar de protestas izquierdosas. Queramos aceptarlo o no, hasta el internet está censurado - no por una fuerza mayor (ej. el gobierno, porque entonces sería deeeeel diablo) sino por la fuerza de la mayoría. Y creo que ya todos hemos llegado a la conclusión de que la mayoría siempre se equivoca (excepto en el S. XIX cuando la mayoría abogaba por la esclavitud y la lapidación de las adúlteras. Ahí si estaban todos en lo correctirijillo).

¿Qué nos deja esta fuerza de la mayoría? Un Google lleno de cochinadas y un internet adulterado. ¡Abajo la libertad de expresión!