30.10.06

Las 15 peores portadas del rock mexicano

15.- Cualquier bodrio de Kenny y los Eléctricos

¿Recuerdas el rock mexicano de la vieja escuela? ¿Te acuerdas de Kenny? ¿Has oído hablar sobre los hoyos fonqui? ¿No? Nosotros tampoco. Los de mi generación estábamos viendo a los Thundercats en ese momento y hemos llegado a dudar de la existencia de todo eso. Lo que no queda en duda es el mal gusto de Kenny and The Electrics que en cada portada de los pocos discos que han llegado a nuestra era nos hace reflexionar sobre los destrozos que generó la mariguana setentera.

14.- Natalia Lafourcade

Éste es un claro ejemplo de lo que no debe suceder con un collage. Si un día te da por hacer un collage y el resultado se parece a esta portada, es que lo hiciste mal. Intenta de nuevo y esta vez prueba con menos marcador rosa, menos masking tape y más supervisión de un adulto.

13.- Maldita Vecindad – Mostros

¡Dios mío! ¡Nos invaden los mostros del Planeta Adobe! ¿No te encanta ver una portada y poder nombrar de memoria los filtros predeterminados de Photoshop con los cuales fue diseñada? Está claro que se les debe castigar como a los hackers en Estados Unidos: Prohibido acercase a 100 metros de una computadora durante el resto de sus vidas.

12.- Café Tacvba

¿Qué es todo eso? ¿Un perro azteca? ¿Una cabeza olmeca? ¿Un tecladista zapoteca?
¡Eso no se hace! ¡Malo Café Tacvba!, ¡malo!

11.- El Tri – Trabajadores Rock’n’rolleros Institucionales

En la peor demostración de megalomanía injustificada desde… cualquier concierto de Oasis, El Tri nos presume en una portada sus entonces excelentes (y muy seguramente falsas) reseñas de la prensa mexicana, tales como “Volvió El Tri a dar color!! (sic) – Sigue cosechando triunfos” y “Sigue creciendo la porra del Tri”. Mi favorito es, sin embargo, el pequeño que dice “No es lo mismo: El Tri de Lora, q’l tri de Bora”. No pregunten.
Todo lo anterior, como es difícil ignorar, está flotando pendejamente alrededor de una horrible guitarra en forma de Territorio Nacional con todo y su color y textura de caca. Por supuesto, para rematar con un acto clásico de Lora y compañía, se nos atraviesa un orgulloso “Hecho en México” con aguilita y todo. Quién sabe, igual y a alguien en una discoteca en Suiza no le había quedado claro.

10.- Molotov – Apocalypshit

(nos vemos forzados a mostrar la versión 2D)

Algo que me quedó claro desde el primer día que encontré este disco en las estanterías es que algún pobre diablo de la disquera cedió tristemente ante las entonces nuevas superestrellas del rock mexicano cuando hicieron su berrinche de: “¡Queremos que la portada de nuestro nuevo disco sea así como que un holograma!” Y listo, antes de lo que pudieras decir “fracaso internacional de ventas”, ya tenías a un asqueroso par de manos moviéndose alrededor de una ouija al compás del que corrías hacia afuera de la tienda de discos.

9.- Cuca – Tu cuca madre!

Es… una cucaracha… pero con cara de una señora… ¡que se parece a tu madre! Y por si no quedó claro… te recuerdan a “tu cuca madre”… que es como un juego de palabras con… ¿Sabes qué? Olvídalo.

8.- Botellita de Jerez

Me acuerdo de cómo hace un par de años se volvió chic usar camisetas que lo declaraban a uno como un naco super-cool y seis meses después regresó la tendencia a su estado original y hacía quedar a la persona como lo que era en realidad: un naco y nada más. Pues exactamente lo mismo pasó en los ochenta con la Botellita de Jerez pero al ridículo de ahora, habría que agregarle un chaleco de Garibaldi, delineador de ojos y mucho Alberto VO5.

7.- Moderatto – Detector de Metal

Aquí vuelve esa sensación desagradable en el estómago de cuando alguien cuenta un chiste muy, muy malo y no sabes si fue malo de verdad o si sólo lo dijo a propósito para ver cómo reaccionabas.
¿Pues qué esperaban, babosos? MALA IDEA. Es lo que pasa cuando dejan que Fobia tenga sub filiales. ¡Ay sí, la puta sorpresa! ¡Hay que encontrar a los hijos de Hitler y dejarles un partido político! A VER QUÉ CHINGADOS PASA.

6.- Brujería – Matando güeros

Ah, tantas preguntas. ¿Es eso artístico? ¿Es eso apropiado? ¿ES ESO LEGAL?
Y más importante: ¿Es esa la cabeza degollada del governator? No, no podría serlo, pero aún así, esta portada nos deja con una pésima impresión del Death Metal y de sus fanáticos. ¿Qué ya a nadie le importa lo que las demás personas piensen?

Ahora, imagínate ser el vocalista de Brujería y estar feliz porque van a editar tu primer disco. Todos los años de esfuerzo y trabajo duro por fin dan frutos, así que llegas emocionado a casa de tus padres (que están con tu abuelita de 97 años) y de pronto caes en cuenta... ¿De qué color tendrías los huevos para mostrarles la jodida portadita gore de tu graciosada musical?

Tantas preguntas, de verdad. Muchas.

5.- Carlos Santana – Supernatural

Evidentemente nadie en la disquera tuvo el valor de decirle a Santana que la portada de su disco de duetos parece tatuaje de cárcel de cholos y/o estampado de una camisa de Tito Puente – dependiendo de qué lado la veas. Tal vez el ex mexicano quiso hacer un tributo a toda la gente que ha seguido su carrera durante tantos años y que, por supuesto, ahora viven todos en una cárcel de cholos. De cualquier modo creo que el colectivo está de acuerdo con que esta portada está de su puta madre.

4.- El Tri – Niño sin amor

Terrible. Segundo strike. Al señor Alex Lora debería darle vergüenza promocionar tan cínicamente el vandalismo en una ciudad tan azotada por los jóvenes maliciosos como lo es el Distrito Federal. Mira que celebrar el hecho de que ese niño destrozó un muro de propiedad privada y se está regocijando en sus maldades... ¿QUÉ SIGUE, ALEX LORA? ¿QUÉ SIGUE?

3.- Julieta Venegas – Sí

No.

Y miren... A primera vista parece idéntica la siguiente portada... pero en realidad no es la misma. Doscientos talentos a quien descubra la diferencia entre una y otra:

2.- Maná – Sueños Líquidos

Olvidemos por un momento el fiasco mediático de cuando se destapó que la modelo-sirena era nadie menos que Doña Letizia Ortíz, próxima reina madre de España y progenitora de la princesa que dentro de 17 años veremos en tabloides enseñando las tetas en una fiesta del hijo de P. Diddy y besando de lengua a la hija de Paris Hilton. Olvidemos también los consecuentes rumores de que Fher, vocalista de Maná le tocó sus inmencionables en algún punto de la historia a ésta anoréxica reinita. Pongamos a un lado todas las posibles implicaciones políticas y sociales que esta vieja noticia nos restriega en la cara cada que vemos la portada y la recordamos.

Dejando todo esos asuntos atrás y admirando la portada de Sueños Líquidos sin prejuicio alguno... ¿Ta bieeeen fea, verá?

1.- Jaguares - Bajo el Azul de tu misterio

(Versión seca)

Creo que no tengo que explicar mucho, pero aún así lo haré. Al baboso de Saúl Hernández se le ocurrió que para distraer a los consumidores de su cursi música y de sus letras trilladas de adolescente pretencioso, estaría bien que la portada fuera DE AGUA. Así es, en las primeras ediciones de este disco, la portada era una bolsa de plástico con un líquido azul bizcoso que cuando apachurrabas se escurría por media caja y que ve tu a saber a cuanta gente se le rompió dentro de su discoteca personal y dejó pegajosos sus discos de Nirvana o... no se... Slipknot o las pendejadas que escuchen los obtusos que piensan que Jaguares es música de verdad.

(versión nacuática)

Me encantaría que algún día Saúl Hernández leyera esto. Es más, estoy casi seguro que en algún momento lo leerá, así que diré lo que tengo que decir en nombre de todos los consumidores de música mexicanos que ya no nos tragamos el gran engaño que fue El Rock en tu Idioma...

Saúl Hernández: ERES UN PINCHE NACO PRETENCIOSO. Con lo que costó tu chistecito de portada se pudo haber distribuido disco austero de otro artista que merece ser escuchado y que tiene más méritos artísticos que los de un dinosaurio subnormal de 50 años que escribe canciones como quinceañera dark. NOS CAGAS LA MADRE. De verdad, no puedo decir esto más en serio: NOS CAGAS LA MADRE.