3.1.07

"Vivir al extremo" es de mariquitas

Siempre he compadecido a la gente que vive "al extremo". No puedo sentir más que pena por todos esos que salen en la tele haciendo stunts peligrosos por diversión; tirándose de paracaídas, cruzando ríos congelados, escalando montañas a contratiempo, haciendo girar sus coches a 300 kms/h y en general haciéndose daño estúpidamente con tal de sacarle jugo a su vida miserable. Vivir cada día de la vida como si fuera el último es vivir como un cobarde. Lo que hace la gente que se respeta a sí misma y a los demás es vivir cada día tomando en cuenta que habrá un siguiente día y habrá que afrontarlo, le guste o no.

La frase más triste que he escuchado pronunciar a alguien es: "Hay que aprovechar la vida porque se puede acabar en cualquier momento". Qué pena que haya gente que tenga expectativas tan bajas de su propia vida.

No, no te vas a morir mañana, idiota, deja esa patineta y estudia algo, que ya estás grandecito. Hay personas allá afuera que se están muriendo de verdad así que por favor tenles respeto. Piensa en todos los ancianos y los enfermos que darían su alma a cambio de tener tu edad, tu salud y tus recursos para poder vivir una vida plena y tranquila, sin tener que encarar todos los días a la muerte, como tú tan estúpidamente insistes en hacer por diversión.

Decir que quieres aprovechar al máximo tu vida porque puedes morir pronto es sólo un modo cool de decir que tienes miedo de afrontar la razón de tu existencia en este mundo. ¡Hay que aprovechar la vida con responsabilidad! Si todos vivieran "al extremo", el ser humano se hubiera extinto hace miles de años. Tardamos mucho en evolucionar al punto en que podemos razonar sobre las cosas que son seguras y las cosas que pueden matarnos. Que haya gente que ignore ese paso evolutivo me parece una falta de respeto a nuestra especie y en cualquier otro punto de la historia, todos ellos hubieran muerto antes de cumplir los 16.

Yo he visto a tantas personas que son admiradas y que ganan millones por pasar su vida sirviéndose a sí mismas, divirtiéndose (en patineta, escalando montañas, etc.) sin aportar al mundo nada más que entretenimiento primitivo. Mientras Tony Hawk está ganando seis millones de dólares por dar vueltas en unas rampas para ESPN, hay un estudiante sin dinero que ha pasado la mayor parte de su vida frente a una computadora desarrollando un software médico que salvará miles de vidas en los próximos años. ¿Qué es lo que le dicen sus amigos y familiares a este estudiante? "Ash, ya deja la computadora y vive la vida, sal al mundo, que hay más cosas que tus programitas". ¿Por qué, entonces, nadie se queja de que Tony Hawk (y para el caso, cualquier deportista) no hace nada productivo con su vida? Hay más en la vida que cobrar porque la gente vea como te diviertes.


Ahora, ese es un juego de Xbox no apto para menores.

Los deportes extremos deben ser un pasatiempo, algo que haces en tu cumpleaños o antes de casarte, no la base de toda la felicidad de tu vida, maldito cerdo egoísta. Es un verdadero desperdicio tener todos los recursos para construir una vida bien fundada y utilizarlos en bungee jumps.

Por supuesto, este tema no sólo abarca a los deportistas extremos, de hecho, ellos son sólo una pequeña parte del problema global que es la autodestrucción con fines de entretenimiento. No podría enumerar todas las veces que alguien ha intentado justificarme su adicción a las drogas diciendo que sólo quiere experimentar y vivir la vida al máximo.

"Te da coraje porque tú vives una vida aburrida", me dijo una vez uno de esos casos perdidos. Estaba en un error, por supuesto, ya que ese tipo de gente no sabe lo que es el balance razonable. No le respondí nada porque hubiera sido inútil. Si algo he aprendido de los borrachos y los drogadictos es que suelen criticar a la gente que sabe disfrutar de la vida sin hacer trampa pero al mismo tiempo se avergüenzan de su propia situación; por eso siempre están planeando "cambiar sus costumbres", lo cual realmente significa "combatir la adicción, madurar y hacer algo bueno con su tiempo".

Todo aquel que piense que está bien pasar su vida divirtiéndose me da pena. Me da pena y escupo en él y en sus hermanas: ¡spuaj! Divertirse es genial. Divertirse mucho, muchísimo es todavía mejor… pero dedicar toda la vida a divertirse lo convierte a uno en un niñato atrapado en un cuerpo adulto al que no le queda mas que vivir sin razón y morir como un payaso.

No, amigo, no hay que estar borracho, drogado o dando vueltas en una patineta para disfrutar de la vida. Vivir sólo para disfrutar es un modo miope e inmaduro de hacerlo. Las mejores sensaciones se experimentan gracias a las altas y a las bajas así que por favor no le tengas miedo a tu propia existencia, hay más cosas en el mundo que matar el tiempo.

¿Que aún pensando en eso quieres dedicar tu vida a la diversión sin sentido? No problemo, mientras no le hagas daño a nadie, yo no meto mi cuchara, sólo te pido entonces que por favor consideres balancear tus diversiones cavernícolas con algo que rete más a tu cerebro y no al resto de tu cuerpo. Por una sola vez en la vida intenta pasártela sin acabar en el hospital o en los separos.

Y por amor de Dios, que alguien le aviente un crucigrama a Tony Hawk.