1.2.07

Apocalypto for dummies

Ayer fui al cine a ver la ya tan polémica película de Mel Gibson sobre los mayas. Primero fui a comprar un delicioso combo y cuando regresé vi que unos unos pendejos hacían una pequeña manifestación en contra de la película.

Inmediatamente me maldije por no traer cámara cuando uno de ellos se acerco y me preguntó:

- Wey, ¿vas ver Apocalypto? No lo hagas, esa película mal interpreta nuestras costumbres mayas, nos muestran como salvajes y pendejos. Además, Mel Gibson sólo vino a México a explotarnos y a hacer dinero a nuestras costillas.

-La respuesta fue: NO, el que se ve como pendejo, eres tú.
Le di una patada en la entrepierna y fui a disfrutar de mi película. Cuando salí me preguntaba denqué tanto se quejaban estos pendejos, seguramente ni la habían visto. Lo voy a explicar, e intentare no poner spoilers.

Primero, la película es GENIAL.

Mel Gibson hace una película honesta que no sólo se puede poner con los mayas, se puede poner con casi cualquier civilización.

"Mal interpreta las costumbres mayas... "
Lo gracioso es que el imbécil que me está argumentando esto seguro era un Pérez, un Hernandez, un Villanueva, o cualquier apellido de Abolengo. ¿Estás seguro que son "nuestras" costumbres? Los mayas no tenían tus lentes Ray Ban ni tu iPod con reguetón.

"Nos muestran como salvajes y pendejos.... "
No, otra vez. A huevo que eran salvajes, es más, el tío Mel se quedó corto en la parte explícita. Eran MAS salvajes de lo que muestran. Hacían sacrificios hasta porque se tiraba un pedo el dios de la guerra. No los muestran como pendejos, mi querido hippie. Nos muestran como un pueblo desinformado. Ahí hay una gran diferencia y digamos que por esta manifestación no hemos cambiado en mucho en cuanto a la información. Les recuerdo Atenco, Canoa, etc, etc.

¡Pero el pueblo maya era sabio, conocía de astronomía, descubrieron el cero, eran grandes curanderos!


No lo dudo, pero esa información no era para todos. Era información exclusiva para los sacerdotes, los gobernantes y la gente poderosa. Eso lo muestra claramente en las escenas de sacrificio. Porque al fin y al cabo eso es lo que es, la información es poder, queridos amigos. ¿Se les hace familiar todo esto con los gobiernos actuales? No, no me adentraré en la política.

Mel Gibson solo vino a México a explotarnos y a hacer dinero a nuestras costillas.


¡A huevo pendejo! De eso se trata Hollywood. Y si al decir "vino a explotarnos" te refieres a que dio empleos temporales para gente que no tenía ni para comer, entonces qué mala persona es, vamos a castigarlo y ponerlo en el rincón para que aprenda.

Y por último: Se quejan de que los mayas no se ponían esas joyas ni esos aretes ni esos tatuajes.
Claro, pero no te quejaste cuando llorabas en Titanic y veías en el fondo el cuadro de las Ninfas de Monet, bueve años antes de que lo pintaran.

Es cine, mono platanero.