1 de enero de 2008

Ya no hay Malnacido.com

Pero voy a estar en otro lado del internet.
Los espero a todos con pastel y fanta.

Muchas gracias por haber leído este blog.

Cosas que aprendí con Malnacido.com

Bailando, bailando,
Amigos, adiós.
Adiós.
El silencio loco.

Paradisio, 1996.

Hoy se cumplen cuatro años de Malnacido.com y tambien se acaba para siempre y siempre jamás.

Me gusta pensar que todo lo que hago eventualmente sirve para algo. Y como Malnacido no ha servido para un cacahuate gracias a la terrible decisión de no poner banners publicitarios, justifiqué mis esfuerzos como uno de esos "caminos que hay que recorrer para crecer" y los resumí en una conveniente lista de Top 10 para todos los internautas con Déficit de Atención que me honran con su visita.

Principalmente gracias a los comentarios de los lectores, éstas son diez cosas que aprendí escribiendo en Malnacido.com:


10) Los gays van a dominar al mundo

¿Cual fue el artículo más leído en los cuatro años de Malnacido.com? ¡El único que tiene porno gay, por supuesto!


De haber sabido que iban a venir tantos miembros de esta comunidad, me hubiera vestido mejor y hubiera preparado appletinis.

Jaja, miembros.


9) No hay que meterse con los rockers


O más bien, no hay que meterse con la música favorita de la gente en general. No importa si son metaleros apestosos, reguetoneros delincuentes o skapunks fumadores de orégano, nadie tolera que una persona insulte a su grupo favorito. Descubrí que hay una parte del cerebro de todo adolescente (o ingeniero en sistemas de 35 años que escucha Tool en el sótano de sus papás) que lo obliga a mandarme un comentario lleno de odio cada que me burlo infantilmente de su género musical favorito.

Por el amor de Jesucristo Gonzáles Mendoza: ¡Es música!

Lo raro es que esto casi nunca me pasa con otros aspectos de la cultura. Muy pocos se quejaron cuando hablé mal de los payasos del cine mexicano (¡los reto a defender a Carlos Marcovich!). A nadie le importa cuando hablo mal de Carlos Fuen---Zzzzzzz Zzzzzz..... ¿uh? ¿qué pasó? Ah, disculpen, siempre sucede lo mismo... de estrellas de la literatura, pues... pero cuando critico a Jim Morrison, arde Troya, Michoacán.

Lo cual me lleva al siguiente punto:


8) Los símbolos anticuados interfieren con el progreso

Los artículos que escribi sobre Jim Morrison generaron aproximadamente el 80% de los comentarios negativos que me llegaron en todo este tiempo. Lo siento pero no puedo dejar de reirme de la gente que se enoja tanto por un poco de comedia. No entiendo cómo alguien puede tener tan torcidas las prioridades de su vida.

Pero los fans de Jim son... eh, graciosos. Los que sí me dieron coraje fueron los bolonios que se envolvieron con la bandera mexicanita cuando expresé lo que las personas educadas opinamos del acartonado orgullo nacionalista que tantos siguen explotando como si fuera 1968.


Artilugios utilizados EXCLUSIVAMENTE el 16 de septiembre
y/o durante los primeros 3 días del mundial de futbol.


Los colores patrios son sólo el tema de una actividad de 4o de primaria. La bandera no nos representa como individuos. La nacionalidad no es un motivo de orgullo porque todos nacemos con ella, no nos la ganamos.

Guillermo González Camarena no inventó la televisión a color. El escocés John Logie Baird inventó la televisión a color. Aprendamos a vivir con eso y mejor hagamos lo posible por mejorar nuestra situación personal antes de presumir la de personas que no tienen nada que ver con nosotros.


7) El tío Jesse es la NETA


A veces me despierto gritando porque soñé sobre lo chingón que es el tío Jesse. Mi parte favorita era cuando se enojaba porque alguien intentaba arruinar su cabellera y le daba una patada en los aguacates.

6) La izquierda es igual de ridícula que la derecha

A los liberales de verdad les debemos todos los avances sociales de la historia. ¡Todos! Así de fácil: si no fuera por los agitadores del mundo, seguiríamos en chozas con collares de hueso adorando al Señor Mágico que Vive en el Cielo y demás amigos imaginarios.

Sin embargo, en algún punto del camino, muchos babosos decidieron que se iban a disfrazar de liberales pero que además se iban a convertir en mamones arrogantes con la misma actitud fundamentalista que la de los conservadores. Estos chamacos decidieron que iban a ser vegans-lectores-de-poesía-experimental, que iban a odiar a Estados Unidos, que iban a protestar por cualquier payasada en las calles y que iban a despreciar al mainstream y a la cultura popular más que a nada en el mundo.

"¡Agita bien el brazo, muchacho!"

Y luego todos ellos se pusieron de acuerdo para venir a mi blog y tirar mierda porque me burlo de la Cultura de las Drogas y defiendo a RBD.

Pues qué mal por ustedes. En mis tiempos, los liberales tenían la obligación de mantener la mente abierta.

Ahora, fuera de mi patio. No me obliguen a sacar la escoba.


5) Arruinar negocios es mi negocio

Risa loca: cuando googléas "vivir al extremo", el primer resultado es el artículo en el que me burlo de los deportes extremos.

Esto es una terrible noticia para el segundo resultado en la búsqueda: una promotora de deporte extremo llamada "Vivir al extremo".

Lo que me molesta es que en la muestra de texto sale
el comentario de un argentino encabronado.


4) La palabra "sólo" sólo se acentúa cuando puede
ser sustituída por la palabra "solamente"



3) Hay que bajarle de huevos.

Cualquiera que se ofenda por las bromas que un desconocido hace en internet necesita correr al Wal-Mart más cercano y comprarse 10 kilos de sentido del humor y 400 paquetes de condones para evitar la propagación de sus amargados genes.

2) Lo que pasa en internet se queda en internet

Durante el primer año de la página sólo mis amigos la leían. Durante el segundo año ya nadie la leía porque despedí a todos mis amigos. Pero de ahí en adelante empecé a tener un número respetable de lectores así que pude comprar amigos nuevos... amigos nuevos bañados en oro.


Ésta es mi cara de esnob cuando me
encuentro a un lector en la calle.


Es fácil decir: "¡Ay sí, te crees mucho tururú!". Y supongo que durante los primeros dos o tres meses sí me creía mucho tururú. Es una sensación muy agradable saber que hay gente que te lee con atención y opina sobre lo que dices. Pero como sabrán los que han estado en esta situación, todo eso se desgasta muy rápido porque uno se da cuenta de que ser popular en internet es como ser popular en la secundaria: parece que es relevante porque la gente que te rodea te lo recuerda siempre, pero en realidad no te sirve para nada en la vida real (de hecho hasta jode un poco y si intentan ligar con la frase "tengo un blog medianamente popular del que nunca has escuchado, nena" entenderán por qué).

Supongo que el que ahora más de diez personas lean esto es la principal razón por la que ya no podía seguir escribiendo. El estilo del sitio no funciona cuando se analiza demasiado. Es como la diferencia entre contar un chiste de caca en una fiesta privada y contarlo durante el bautizo de tu sobrina (no pregunten).


1) Es mil veces mejor no quedarse callado

Porque haya sido interesante o aburrido, le haya gustado a la gente o no, al final del día dije lo que pensaba y eso es algo que le recomiendo a todo el mundo porque es muy, pero muy divertido.

------


Muchas gracias por leer Malnacido.com. Me la pasé muy bien gracias a ustedes y realmente agradezco sus contribuciones. Si alguna vez nos vemos por la calle, recuérdenme darles dinero y galletas.

Hasta luego y gracias por el pescado.


- MN

------

El Foro Malnacido se mantiene abierto y continuará
llenando el internet mexicano de LOLs y de alegría.